« Nuestros ancestrales genes | Main | Agile Practices for Business Planning »

09/17/2010

Comments

Mario López de Ávila Muñoz

Gracias por tu comentario y por el enlace, Alberto. En efecto, en el dominio de lo complejo los equipos auto-organizados tienen numerosas ventajas frente a modelos tipo 'command and conquer' o burocracias más o menos "tecnificadas". Son, desde luego, la opción por defecto para una start up innovadora.

Mario López de Ávila Muñoz

Cuesta mucho cambiar los viejos esquemas, sí. Y siempre es difícil estar entre los que primero los cambian... pero estoy seguro de que esta visión acabará imponiéndose en los próximos años. Y, además, espero que así sea, porque vamos a necesitar - literalmente - MILES de start-ups innovadoras, ya sean de base tecnológica o no, operando en mercados globales, para sacar adelante este país. No habrá recuperación sin el concurso de los emprendedores.

Alberto

Considero que, en efecto, una startup no debe gestionarse bajo los esquemas de una empresa convencional. El management tradicional de planificación de tareas y control de los empleados no funciona para las startups.

El modelo de management más propicio para una startup es la AUTOGESTIÓN del trabajo, esto es, el empoderamiento capaz de involucrar a los empleados en los proyectos de la startup, más por compromiso de buen grado que por obligación resignada.

Este atrevido concepto de management participativo también funciona muy bien para el desarrollo de nuevos proyectos internos de empresas ya consolidadas (in-start-ups).

Archiconocidas empresas como Google o Twitter implementan entre sus trabajadores sus propios modelos de autogestión del trabajo. "La regla del 20%" de Google, que estipula que sus empleados pueden dedicar el 20% de su tiempo de trabajo al desarrollo de sus proyectos personales. La "Hack Week" de Twitter que han implementado esta misma semana, y en donde todos los trabajadores han estado creando cosas que no tienen nada que ver con sus tareas diarias.

Este post (y el blog en general) habla sobre estos modelos de autogestión del trabajo: http://thecoolruler.blogspot.com/2010/10/have-nice-tweek.html

Amalio A. Rey

Totalmente de acuerdo, Mario. Me ha venido perfecta tu distinción porque dirijo en Malaga un "Master para Emprendedores Tecnológicos e Innovadores" que está orientado a crear start-ups. Nos ha costado, y nos cuesta mucho advertir y explicar mil veces que ¡¡no es un MBA!! sino un "espacio de creación y experimentación" para el futuro negocio, y que esa naturaleza implica un tipo de formación totalmente distinta a la de un MBA. Estoy totalmente de acuerdo en concebir a las start-ups como un paso previo a la empresa, y utilizar los programas de incubación como laboratorios en los que la tolerancia al error sea la norma. Siendo así, todavía vemos programas de formación como el que acaba de lanzar El Iniciador que se presentan como un "MBA para emprendedores".
Gracias por la matización, la voy a utilizar, es potente.
un saludo :-)

Alejandro N. Carballo

Un concepto simple pero muy desarrollado desde la práctica y por eso mismo con una potencia demoledora en diferentes sentidos.
Gracias!!

Mario López de Ávila Muñoz

Ok, Franck :-)

Mario López de Ávila Muñoz

Bueno, probablemente se trata del lenguaje, de los significados que cada uno de nosotros damos a los términos 'start-up' y 'empresa'.

Si echas un vistazo a las diapositivas de la conferencia que impartí con el título de Agile Entrepreneurship el pasado jueves 16 en el IE [antiguamente conocido como Instituto de Empresa], creo que encontrarás mejor explicado a qué me refiero. Básicamente mi crítica va dirigida a lo que Escuelas de Negocios, organismos públicos de promoción empresarial, consultores, etc, "enseñan" a los emprendedores acerca de cómo deben desarrollar su actividad. Casi todo lo que se cuenta, especialmente con relación al Plan de Negocio, no sólo sirve de poco, sino que normalmente hace más daño que bien.

Una startup no puede gestionarse como una empresa consolidada - sin embargo, pretendemos que se lleven con los mismos esquemas, principios, metodologías e instrumentos. Pero el grado de incertidumbre que rodea a un proyecto de empresa de nueva creación es BRUTAL en comparación con el de una empresa ya establecida. El abismo no es sólo cuantitativo, sino cualitativo, especialmente si se trata de una iniciativa innovadora.

Franck

No hace falta montar un start-up para validar el potencial de un mercado. Todo está online. En 1 semana puedes validar una idea. Lo que pasa es la respuesta no suele gustar...

Las start-ups se suelen montar con gente que cree tener 1 idea de producto y/o servicio brillante cuando en el 99% de los casos no saben cual es su mercado ni cuales son las necesidades de su público objetivo

unwakeable

Respondía a la "mayor",obviamente :-)

Mario

Que dicen lo contrario de...?
Lo contrario de "una start-up NO es una empresa"? O lo contrario de "una start-up no necesita constituirse como sociedad para cumplir su función"?
Es que no lo es mismo :-)
Es de lo segundo de lo que tengo ejemplos recientes, lo digo por aclarar mi comentario... En cuanto a lo primero, CUALQUIER start-up es un ejemplo... en mi modesta opinión, claro está ;-)

Mario

Pablo, creo que estamos hablando de cosas distintas ;-)
Y ya sabes que desde que te constituyes como sociedad y te das de alta fiscalmente, iniciando tu actividad... el mundo es un gran desfile de obligaciones, entre ellas la de pagar impuestos :-)

Dicho esto, tú eres un buen ejemplo de start-up en el sentido que estoy dando al término!

Pablo

Vaya!! No?? Y cuando, según Steven, empezamos a ser considerados como tal?? Y digo por avisar a la Administración, por el tema del impuesto de Sociedades y demás. ;-)

unwakeable

Hay algunas decenas de ejemplos recientes y, de dominio público que, dicen lo contrario.
Un saludo.

Antonio Matarranz

Totalmente de acuerdo, Mario.
Cuando queremos hacer algo realmente nuevo es inutil planificar para ejecutar, hay que IR DESCUBRIENDO.
Yo también tengo algún post sobre estos temas:
http://innovationmarketing.wordpress.com/2010/08/29/descubriendo-el-mercado-para-un-nuevo-producto/

Mario López de Ávila Muñoz

O no... una start-up, entendida así, no necesita estar constituida jurídicamente para cumplir su función.
Podría citarte [pero el secreto profesional me lo impide] al menos dos casos muy recientes.

Supuestos, supuestos...

Javi

Pero jurídicamente estará constituida como empresa

The comments to this entry are closed.

Categories