« Las Tribus de Immelman (III) | Main | Cosas que puedes hacer por tu Tribu (V y final de Immelman) »

07/11/2008

Comments

Mario

Isaac, creo que Tom Peters ha aportado buenas ideas al management, aunque lo que admiro [y envidio] de él es su capacidad para venderse a sí mismo. Eso lo hace mejor que nadie.

Isaac Braña Veiga

Hola a todos,

Cuanto más leo este blog, más me interesa este tipo de lecturas.

Sólo una pregunta, ¿qué opináis de la filosofía de Tom Peters y sus libros?

Al margen de verlo puramente desde una perspectiva económica.

Saludos,

Isaac Braña

Mario

Jeje me está bien empleado... Euge, predicas a un converso, o es que no lo sabes? Hace muchos años que aprendí eso de la "Simplicidad Inherente" de la que habla Goldratt... y sí, siendo fiel a ese principio, debería afirmar que conseguir un entorno Justo en una organización, a pesar de la complejidad aparente, debería en realidad ser muy sencillo - dependerá de unos pocos factores. Cuáles son y cómo deberían ponerse en práctica no lo sé. Sin duda merece la pena intentar averiguarlo :-)

Euge

TODO depende del observador. Y desde mi atalaya particular :-) discrepo de esa complejidad que apuntas. Al final, los impulsores de las personas son los mismos, y son más bien pocos, aunque nos empeñemos en adornarlos o hacerlos más complicados. Identificando y trabajando con esos impulsores la Justicia es casi "natural", y no digamos ya la motivación y el compromiso... Me encanta el "principio KISS". ¡Hay que sacarle más jugo!

Mario

Isaac, sí, el Enemigo Común puede ser la competencia o el líder de la competencia (entendiendo por tal la empresa líder en el sector).

Creo que hay una relación estrecha entre la Causa Justa y el Enemigo Común. Pongamos por caso la SuperTribu del movimiento mundial a favor del Software Libre. Como sabes, hay multitud de Tribus o Subtribus formando parte de este movimiento. El Enemigo Común ha sido hasta ahora Microsoft. En concreto, Ballmer (con cuernos y rabo) encarna la antítesis de todos los valores que el movimiento del software libre defiende y eso es lo que lo convierte en su Enemigo. Así pues, puede ocurrir que tu Enemigo en un momento dado no sea realmente tu "competencia", en el sentido más usado de la palabra, sino algo o alguien que amenaza a tu Causa Justa. Pongo otro ejemplo: todas las ONGs conservacionistas compiten entre sí por el dinero procedente de las donaciones de particulares, instituciones privadas y/o Gobiernos. Pero todas están unidas frente a un Enemigo Común, pej, el Cambio Climático en todas sus variantes.

El Enemigo es aquello, aquellos o aquel al que te opones. Creo que puede ser algo abstracto, del tipo "luchamos contra el Sistema", aunque probablemente deba "antropoformizarse" para ser efectivo. Es decir, al final terminará siendo "Nosotros contra Ellos".

No sé por qué mientras escribo esto me viene a la cabeza "El Héroe Interior" de Carol Pearson, un libro que ocupa un lugar destacado en mi biblioteca. Profundamente influida por el trabajo de Jung, identifica una serie de "arquetipos" desde los que vivimos nuestras vidas. Uno de ellos es el del Guerrero. Creo que en el interior de todos nosotros existe ese Guerrero. En su estado más evolucionado, el Guerrero lucha siempre contra los enemigos internos.
Como Budista a ratos practicante toda la idea de "enemigo" me resulta incómoda. Tener enemigos nunca me ha hecho sentir bien ni me ha facilitado ser más feliz, antes al contrario. Creo más bien en los Desafíos que en los enemigos y en todo caso, en enemigos del tipo "mi Ignorancia" o "mi Impaciencia". Pero algo me dice que Immelman tiene razón y que, cuando dejamos de ser invididuos para formar parte de una Tribu, tener un Enemigo Común externo es algo que ayuda a hacer más fuerte al grupo. Porca miseria.

Mario

Euge, es que el tema de la "Justicia", así con mayúsculas, es bastante complicado. Como otras muchas cosas, la justo y lo injusto dependen de la perspectiva del observador. Es por eso que se establecen reglas, normas, leyes, para intentar acabar con la ambigüedad y la subjetividad. Idealmente, las organizaciones deberían establecer mecanismos e instrumentos para sacar a la luz, plantear y dirimir conflictos y estos mecanismos deben estar por encima de cualquier sospecha de parcialidad o arbitrariedad. Hay ya bastante bibliografía "seria" sobre el uso de la Mediación en organizaciones que nos indica que este tipo de instrumentos ya existen... y funcionan.

Isaac Braña Veiga

Hola a todos.

Al igual que Eugen, este post resulta muy interesante. Las descripciones descritas con Immelman se ajustan perfectamente a mi experiencia vivida.

Quisiera responder a la pregunta que formulas en el primer atributo para que no me quede ninguna duda:

- ¿Quién es el enemigo claramente identificado? La competencia. El líder de la competencia para ser más exacto. ¿No?.

Saludos,

Euge

Me está gustando esta secuencia de post, y ya tengo ganas del siguiente... :-)

Entro al trapo de la 14. ¿¡Cómo no vas a hablar de justicia en una empresa?! ¿En cualquier entorno donde se relacionan personas? Vaya, si quieres que la cosa vaya bien (para todos, digo yo), no sólo hay que hablar de justicia, sino PROMOVERLA. Y eso quizás sí sea un papelón que a muchos no tiente...

Sobre lo que apuntas de Resolución de Conflictos, en el fondo no es tan complicado, al contrario. De eso podríamos hablar largo y tendido...

The comments to this entry are closed.

Categories