« Las Tribus de Immelman | Main | Las Tribus de Immelman (III) »

07/09/2008

Comments

Mario

Pues sí, más o menos es lo que me gusta hacer cuando mis clientes me lo permiten. Normalmente cuando desembarco en una empresa intento resolver de inmediato cualquier cosa que esté j*diendo al personal antes de meterme en harina. Me refiero a cosas muy tontas, que normalmente no implican gasto alguno, sólo un poco de consideración con la gente. A menudo hacer las cosas bien cuesta lo mismo que hacerlas mal, especialmente cuando se trata de personas. A mí los que me alucinan son los de Recursos Humanos. A veces pienso que ni uno se entera de qué va la cosa.

telemaco

¡Muy interesante! Ojalá se siguiese de forma generalizada esa máxima ("Primero el individuo, luego la tribu"), ¡esa si que me gustaría verla colgada en la pared de la fábrica!.

Estoy convencido de que eso funciona, si primero se garantizasen los intereses de los individuos y luego se buscase la forma de alinearlos para conseguir los intereses globales de la tribu todo sería más "natural" y motivante... pero lo que se suele ver es exactamente lo contrario.

Claro que las decisiones que dicen ser tomadas por la tribu, en realidad suelen ser tomadas por individuos que buscan únicamente sus intereses, e intentan convencer a los demás miembros de la tribu que sus intereses son los intereses de todos al grito de "todos estamos en el mismo barco".

Hace ya muchos años que algunas tribus más evolucionadas inventaron la democracia y la separación de poderes para evitar esto, pero otras muchas tribus siguen sin evolucionar y ... aún peor ... algunas están involucionando.

The comments to this entry are closed.

Categories