« 95 ¿tímidos? | Main | The Four Way Test »

12/20/2007

Comments

Mario

Está claro, Jose Antonio. Pero haz buen uso de ese dinero, utilízalo para ganar más dinero y sobre todo ten cuidado, no te enganches!!!

Jose Antonio

Muy bien, realmente tienes razón, y según en que niveles, o autonomias te mueves, las cosas son todavía más escandalosas, yo en mi empresa tengo contratada a otra que no es más que una gestora de subvenciones, ella hace el trabajo burocrático y se lleva un 5%.

Son parásitos, que encima van presumiendo de iconos de la innovación, cuando son recadistas a comisión de las ayudas gubernamentales.

Pero de todo ese dinero, ¿voy a ser yo quién se quede sin nada?

Anonimo

Hace varios años, en una reunión de la filial de I+D de una gran teleco [no doy nombres] uno de los jefes [he dicho que no doy nombres] se atrevió a decir, en público, que el objetivo de la empresa era recibir mas subvenciones europeas que ninguna otra empresa del sector.

En aquel entonces estaban en segundo lugar. No recuerdo si la "ganadora " era BT o France Telecom.

Y no estoy hablando de una pequeña consultora ni de proyectos de 30.000€.

Senior Manager

Las subvenciones no son más que la realidad plasmable de que una empresa o entidad no es capaz de ser productiva con sus propios recursos arrastrando una corriente de ineficiencias que sumadas resultan en más pérdidas que beneficios...La verdad que cada vez que escucho la palabra subvención ya la asocio directamente a la ineficacia de muchos que prefieren vivir de la limosna guvernamental.

Mario

Yo no me atreví a contar tanto :-)
Muchas gracias por tu 'peazo de' testimonio.

Off the record

Hola Mario: yo he trabajado en un sitio de esos atroces cuyo modelo de negocio era... pillar subvenciones. Fíjate que no había otro motivo para esa "unidad de negocio". Cuando se acabase la sopa boba, pues echaban al departamento y ya está.

La idea era que presupuestabas un proyecto por 100.000 €, que realmente valía 15.000 €. Presentabas el proyecto, lo ejecutabas y lo justificabas con una factura de 100.000. El gobierno de turno pagaba la ayuda (30.000).

Mediante una triangulación con un par de empresas fuera de la provincia en cuestión (para que no haya trazabilidad contable), se emitían facturas por importes y conceptos por debajo del radar fiscal. De manera que al final:

- tu cliente no paga nada y tiene su producto gratis.
- te llevas 15.000 limpios, y otros 15.000 para costes.

Tú haces todo el papeleo, presentas la memoria, etc, etc, y, de hecho, te das de alta una cuenta de correo tipo hotmail con el nombre del cliente de manera que hacías los trámites. Él no se siente muy implicado y todos contentos.

The comments to this entry are closed.

Categories