« ¿Dónde está la ventaja competitiva de las 'naciones'? [A Svet] | Main | Managing the right tension »

02/21/2007

Comments

Cesar Viteri

En el comentario anterior me he comido el final de mi segunda frase:

"en que ampliar las fuentes, su alcance es necesario..."

Cesar Viteri

Creo que he sido demasiado sucinto ;) Por supuesto que estoy de acuerdo contigo, en que ampliar las fuentes, su alcance... pero ahora tenemos literalmente miles al alcance con un esfuerzo mínimo, de modo que tu búsqueda de fuentes podría prolongarse indefinidamente.

Esto conduce a que cuando investigamos algo tenemos que definir una estrategia de salida, una forma de decidir cuando hemos buscado bastante "hacia fuera" y nos toca volver "hacia dentro", contrastar lo encontrado entre sí y determinar lo que es útil.

Creo que tenemos suficientes ejemplo de que confiar solamente en la credibilidad y la autoridad de las fuentes es peligroso... pero por otro lado tenemos que considerar el coste de la investigación en tiempo y su valor relativo al resultado buscado... Para muchas de búsquedas asumir el coste asociado al riesgo de que una fuente por lo general creíble ofrezca una información errónea puede ser menor que el coste de llevar a cabo un laborioso contraste independiente de fuentes. Otro tema es que los seres humanos tendemos a ser malos estimando costes y probabilidades, pero eso da para mucho...

Nos leemos,

Mario

César, gracias por tu comentario... y permíteme que disienta, humildemente, con parte de lo que dices. Es cierto que la Calidad de la información es un factor crítico cuando te enfrentas a tera - o "peta" - bits de información de libre acceso, pero se me ocurren dos razones para mantener el énfasis en ampliar continuamente el alcance, fuentes e intensidad de la información que 'consumimos'.

La primera es que - filtros colaborativos, sistemas de recomendación, folksonomies, etc, aparte - es muy difícil saber, a priori, si una información dada es o no es de "Calidad". La única manera de saberlo, por lo general, es buscar pruebas de lo contrario y eso implica casi siempre ampliar el alcance, las fuentes, etc... de nuestra información (guiarse tan sólo por la credibilidad o autoridad de la fuente es un mal sistema).

La segunda razón está relacionada con el siguiente consejo de Crowley: es difícil que si sigues una dieta informativa estricta de COPE o El Mundo, por poner un ejemplo, llegues a reconocer que existen otras explicaciones, tal vez más sencillas - Dios bendiga a Occam - para muchas de las cosas que no entendemos (o queremos entender)... En fin, polémicas aparte, es un hecho demostrado (al menos para mí) que tendemos a seleccionar datos o evidencias en función de cómo encajen y/o soporten nuestros modelos mentales. Ampliar el alcance, las fuentes e intensidad de la información recibida puede ser la única manera de desafiar nuestros mapas, modelos o metáforas.

Cesar Viteri

Se nota que el bueno de Aleister no tenía Internet. Creo que ahora el reto no es aumentar el alcance, fuentes e intensidad de la información, sino el reducirla a las de calidad para no infoxicarse.

El segundo sí me parece un buen consejo. Cuando la gente encuentra una analogía que funciona no la suelta, incluso mucho después de que haya dejado de ser apropiada.

Y el tercer consejo me parece uno de los mejores que se le puede dar a alguien. Ojalá la tasa de transferencia osmótica de la inteligencia fuera mayor ;o)

Nos leemos,

The comments to this entry are closed.

Categories