« Una visión dinámica de tus Cinco Capitales | Main | Delfines »

07/27/2006

Comments

Chisco

P.D.: ¡Un abrazo, profe, de mi parte y de Maite!

Chisco

En este momento, no tengo meta. Sigo demasiado sorprendido, abrumado, sobrepasado por la realidad que me rodea (por fuera) y a la que rodeo (por dentro). A veces me pregunto si este no es más que otro síntoma de mi inmadurez, pero como tampoco descubrí lo que significa eso de "ser maduro" o "adulto", no es un tema que me angustie demasiado. Miro, observo, contemplo, percibo. Y actúo, claro. Y tengo mis pequeños o grandes proyectos, y trato de llevarlos a cabo de la mejor forma posible. Quiero ser feliz, ahora y en el futuro, pero mis vísceras me dicen que eso no es una meta, que hay algo más y que no podré averiguarlo. No es resignación, sino sorpresa, aceptación. Contemplo activamente, percibo ...

Me gusta la idea de "fluir". Ya tuve alguna vez esa sensación. ;-)

Yabu

Hace un tiempo vi un reportaje en el que a una serie de ratones le insertaban un electrodo en el cerebro de manera que estimulaban su "centro de la felicidad". Siempre que pasaba corriente por ese electrodo, eran felices.

El proceso, imagino, seria aplicable a cualquier ser humano.

Si como dices lo importante es ser feliz, mediante estados flujogenico o lo que sea, y te garantizasen implantarte ese electrodo y quedarte asi hasta el fin de tus dias, ¿aceptarias?

Jaizki

Sigo sin ver necesario que la vida tenga una meta para ser feliz -entendido como estar en estado de flujo el mayor tiempo posible-.

No creo que puedas conseguir que todo lo que hagas sea parte de tu meta de encontrar la meta de la vida. Sin embargo, si creo que se puede conseguir que cada cosa que hagas sea un fin en si misma.

De todas formas, esto mejor lo debatimos tomando unas cañas.

Alfonso

Mario,

GRACIAS. Has escrito el mejor post que he leido en muchísimo tiempo. El flujo que estudia es Csikszentmihalyi es creatividad en sí misma. También yo -como La Rubia- tengo pendiente profundizar en el tema.

Me has recordado a García Márquez cuando decía: "He aprendido que todo el mundo quiere vivir en la cima de la montaña, sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada". Encontrar la Meta es una meta en sí misma.

PD: A ese futuro libro, déjale una página en blanco al principio. Me gustaría una dedicatoria.

Mario

Jaizki, no, para nada. "La Meta es encontrar la Meta" no implica, en mi opinion, lo que dices. Es el acto de buscar esa Meta lo que conviertes en "flujogenico" y si, impregna toda tu vida y si, le da sentido en si misma. Dale un par de vueltas.

Jaizki

El tema me recuerda mucho al primer libro recomendado del PMBA, Mastery de George Leonard. El secreto para llegar a ser un maestro en algo, es aprender a disfrutar del proceso de aprender. Y cualquier cosa puede ser completamente diferente si en vez de considerarla un medio, la consideramos un fin en si misma.

Sin embargo, eso no me cuadra con "La Meta de mi vida es encontrar la Meta de mi vida". En realidad, si crees fírmemente lo anterior, la meta de la vida debe ser que cada acción que realices sea una meta en si misma. Y eso no requiere que la vida tenga una meta.

Aristóteles

¿Y si la la vida es como las carreras, en las que los corredores corren por un premio que está "después" de la carrera? Esa sería la verdadera meta.

Martínez

Vamos, que en buen griego podría decirse, si no fuera por las risitas, que tu meta es una "metameta"

telemaco

Mario: Touché!. Me has dejado sin palabras.

No me voy a cagarentooó porque suena muy bien tu conclusión, una meta recursiva (como dice Joserra) es una buena meta porque no tiene fin. Como bien dices llegar a la meta es una putada porque todo dejaría de tener sentido, pero con una meta recursiva puedes llegar a ella y simultaneamente seguir caminando hacia la misma... ¡genial!.

Totalmente de acuerdo en que lo importante no es la meta sino el camino que define y el rumbo que marca.

Enrique

Quizá lo importante no sea la meta en si, ni llegar a alcanzarla.

Quizá lo verdaderamente importante es de qué manera recorres el camino hasta alcanzarla.

Si para conseguir esa meta, arruinas las metas de otros o vas pisando gente o vas dejándo cadáveres por el camino, por muy fantástica que sea esa meta, no merece la pena recorrer el camino.

Pero del respeto ya has hablado anteriormente.

Mario

Joserra, hay un par de ellos pero te recomiendo "Aprender a fluir", del mismo MC, publicado por Kairós. Es un libro maravilloso, que no llega a las 200 páginas. Merece la pena leerlo de la primera a la última.

Rubia, sabes que no tengo tiempo para nadaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaurggg

La Rubia

Puedo prometer y prometo que estas vacaciones si que leeré "Fluir" :-)
Coincido con las personas que te dicen(tanto en el blog, como fuera de él) que estaría muy bien que escribieras tú un libro sobre todos estos temas. ¿Sería una interesante meta, no? ;-)

Joserra

Interesantísimo!! (perdón por meterme en la conversación con Telémaco )No me había planteado nunca la posibilidad de la recursividad de las metas. ¿es recursiva entonces la vida? (que no sé que querría decir...)

PD ¿que libro recomendarías en castellano sobre el Método de Muestreo de Experiencias ese?

The comments to this entry are closed.

Categories