« Vaestro: Dialogue Driven Network | Main | Esto puede cambiar este país »

04/29/2006

Comments

Miguel

Hmmm. Creo que Lazarus Long (el personaje de Heinlein citado por Mario) diría que todo éso se aprende a causa del trabajo, o más bien que no había más remedio que aprenderlo.

Pero no iba a discutir lo de que hace falta más tiempo. Ese personaje jugaba con ventaja (más de 2000 años de vida, para el que no se acuerde).

Buena cita. Y hay más en ese libro.

Till

Simplemente genial, esta "quote". Y ademas en nuestro mundo tan especializado cada vez mas dificil de realizar. Estoy totalmente de acuerdo con Mario, siento lo mismo. Pero en este mundillo del trabajo el generalista no esta buscado y valorado. Somos forzados de convertir nos en especialistas - contra nuestros instintos que nos dicen otra cosa: que la vida se hace rico con la variedad.

Saludos a tod@s generalistas allí fuera! Sigue luchando y buscando!

------------------------------
https://www.empresas-inside.com
Informate antes de buscar trabajo.

Euge

Cita retadora, desde luego... ¿Hemos de llamarte "Leonardo"? ;-) Ya sabemos que todo depende de las metas que uno se marque, o de las expecatativas que uno mismo se genere, pero yo de ti me daría por bastante satisfecho con la de cosas que consigues hacer en las mismas horas que nos dan a los demás...

En cualquier caso, comparto totalmente el comentario de Jaizki (ahora que empiezo a saber de qué va lo de los ingresos pasivos...). Cuando lo logremos, seguiremos haciendo mil cosas, pero las que queramos, cuando queramos, y lo más importante... "sólo" porque queremos hacerlas...

Jaizki

La conclusión es obvia, el trabajo ocupa demasiado tiempo para poder completarnos como personas... Hay que generar ingresos pasivos para poder dedicar el resto de nuestra vida a desarrollanos como humanos.

Mario

Ahora sí... Cuando tenía 14 años, esta larga 'máxima' se convirtió en algo así como un ideal de vida, un credo, a la vez que una meta. Durante años intenté seguirlo, si no al pie de la letra, al menos en su espíritu. Aprendí a tallar madera, a tocar la armónica, a escribir guiones cinematográficos, a actuar, esgrima, estadística, primeros auxilios, astronomía, a construir cometas - y a volarlas sin dislocarme un brazo -, a cocinar, a meditar en posición sentada (za-zen), a zurcir unos calcetines, a dar un buen masaje, a preparar cocktails deliciosos, a organizar una mudanza, a servir copas, a bebérmelas...

Y luego, cuando empecé a trabajar, me volqué en cuerpo y alma en mi carrera profesional y fui abandonando, con una rapidez pasmosa, todas esas actividades que me hacían sentir tan vivo y tan completo. Creo que en algún momento de mi vida me perdí y llevo años luchando por encontrarme de nuevo, pero no me siento satisfecho.

¿Cosas de la edad?

The comments to this entry are closed.

Categories